Cómo empezar en el negocio de la hipoteca

Casi el 90 por ciento de los corredores de hipotecas trabajan para bancos comerciales e instituciones financieras, según la Oficina de Estadísticas Laborales. Esta carrera está abierta a aquellos que tienen un diploma de escuela secundaria y cumplen con los requisitos de licencia, aunque la mayoría de las instituciones prefieren los candidatos que tienen una licenciatura. Un agente hipotecario es esencialmente una persona de ventas con experiencia en financiamiento de bienes raíces que guía a los compradores a través del proceso de préstamo. Los corredores de hipotecas pueden permanecer en la posición hasta la jubilación o pasar a los departamentos de suscripción o cobranza en función de una mayor educación y rendimiento.

1.

Vaya a la Asociación Nacional de Profesionales de Hipotecas (NAMB, por sus siglas en inglés) y encuentre el enlace del sitio web para conocer los requisitos de licencia en su estado. Cada estado tiene variaciones en los requisitos. Si está empleado por una institución financiera, solicite información sobre recursos humanos o un supervisor para obtener una licencia. Obtenga todas las solicitudes, formularios de antecedentes y documentos de registro requeridos.

2.

Regístrese para la clase de hipoteca requerida, que consta de al menos 20 horas de trabajo en clase. Asista a todas las clases, asegúrese de iniciar sesión y cerrar sesión para demostrar que asistió por el tiempo requerido.

3.

Tome el examen de licencia de la hipoteca y pase con una puntuación del 68 por ciento o más. Si desea una licencia de hipoteca general, deberá realizar el examen de GMA, que dura tres horas y consta de 125 preguntas de opción múltiple. Regístrese para la prueba en el sitio web de recursos del estado.

4.

Complete la verificación de antecedentes, que incluye las huellas dactilares y el registro de antecedentes laborales, de residentes y de antecedentes penales. Debido a que los agentes hipotecarios trabajan con información financiera y personal confidencial, deben demostrar un alto carácter moral.

5.

Envíe currículos a bancos locales, compañías hipotecarias y cooperativas de crédito.

Propina

  • Los corredores de hipotecas requieren fuertes habilidades de comunicación y ventas. Debe poder explicar el proceso y los requisitos a los consumidores, gestionar los retrasos y obtener y canalizar la información correcta para los aseguradores de préstamos. La atención al detalle es imprescindible.