Cómo el poder organizacional mueve la iniciativa de cambio

Cada vez que se realizan cambios sustanciales en una organización, la iniciativa de los departamentos individuales y los empleados también cambia. En algunos casos, los movimientos de poder organizativo mejoran las circunstancias dentro de una empresa y crean implicaciones positivas que aumentan la iniciativa de los empleados. En otros casos, los movimientos de poder organizativo tienen un efecto negativo en una organización y un efecto negativo correspondiente en la iniciativa de los empleados.

Iniciativa basada en el miedo

Cuando el poder de la organización en una organización cambia, los empleados pueden temer la estabilidad de sus trabajos. Este nivel de incertidumbre puede hacer que los empleados tomen una mayor iniciativa para mejorar las cifras de ventas, aumentar el rendimiento basado en el trabajo o tomar otras medidas que demuestren su valor para la empresa. En este caso, un movimiento de poder organizativo puede alentar a los empleados a desempeñarse en los niveles máximos para garantizar su empleo continuo.

Iniciativa basada en el cambio

Los movimientos organizativos que cambian la jerarquía interna de una empresa o abren la puerta a nuevas oportunidades pueden cambiar la iniciativa de los empleados. Por ejemplo, si se nombra un nuevo ejecutivo de alto nivel o si una empresa se fusiona con otra organización, pueden surgir nuevas oportunidades profesionales. En este caso, los empleados pueden tomar la iniciativa para solicitar puestos nuevos o vacantes, presentar sus agendas o ideas a los nuevos tomadores de decisiones o buscar nuevas oportunidades para continuar sus carreras.

Iniciativa positiva

Cuando las empresas se fusionan, colaboran, atraen nuevos inversionistas o cambian la dinámica de una organización de una manera positiva, estos movimientos de poder organizativo podrían alterar la forma en que los empleados se desempeñan. Por ejemplo, una infusión de capital podría abrir la puerta a nuevas oportunidades de publicidad, lanzamientos de nuevos productos o expansiones de departamentos. Esto puede animar a los empleados a tomar la iniciativa para generar ideas nuevas o encontrar maneras de mejorar los productos o servicios existentes. Los empleados también pueden tomar la iniciativa para solicitar aumentos u otros beneficios, en función de las implicaciones positivas del movimiento de poder organizativo.

Iniciativas Departamentales

Los movimientos de poder organizativo que cambian la estructura o función de los departamentos individuales en una organización pueden hacer que las iniciativas grupales actúen. Al igual que una iniciativa positiva o basada en el miedo, los departamentos pueden alterar las iniciativas grupales para aprovechar las circunstancias cambiantes. Por ejemplo, un movimiento de poder organizativo que se centra en la reducción de personal podría hacer que un departamento tome la iniciativa de trabajar colectivamente para encontrar formas de reducir costos o reducir los gastos en un esfuerzo por salvar empleos.

Iniciativa de status quo

En algunos casos, los movimientos de poder de la organización pueden resultar en ningún cambio en la iniciativa de los empleados. Los empleados pueden optar por mantener el status quo en términos de desempeño laboral hasta que puedan evaluar las implicaciones a largo plazo del movimiento de poder y cómo se puede modificar o cambiar sus roles dentro de la empresa.