Cómo planificar tu trabajo en el lugar de trabajo

La planificación de precisión es la clave para cualquier negocio exitoso, sin importar su tamaño. La planificación puede ayudar a aliviar el estrés en el lugar de trabajo y aumentar la productividad. En lugar de planificar el trabajo para su pequeña empresa con mucha anticipación, hágalo diariamente, modificando su agenda para el día siguiente de acuerdo con las nuevas prioridades y los asuntos pendientes del día anterior. Esto puede ayudarte a lograr tus objetivos de manera más eficiente.

1.

Haga una lista de todas las tareas que necesita completar y divida todo en días individuales. No tiene que hacer su lista en ningún orden, simplemente anote las tareas necesarias a medida que las reciba. Esta forma de organización de flujo libre le ayudará a recordar tareas que de lo contrario podría olvidar.

2.

Prioriza tu lista. Ahora que sabe todo lo que debe hacer en el transcurso del día, comience a priorizar sus tareas. Si es necesario, divide las tareas grandes en pequeñas. Averigüe qué se debe hacer ahora, qué se debe hacer antes del final del día y qué se puede completar otro día.

3.

Programe su día de acuerdo a sus prioridades. Si necesita terminar un proyecto lo antes posible, reserve tiempo suficiente al comienzo de su día para completar esta tarea. Programe prioridades menos importantes después del almuerzo o al final de su jornada laboral.

4.

Ten en cuenta tus hábitos de trabajo. La priorización y la programación son una cosa, pero hacer que eso funcione dentro de su propio horario es un asunto completamente diferente. Si tiende a concentrarse mejor en las tareas antes del almuerzo, asegúrese de que todas sus tareas complicadas se completen antes de esta hora. Si es más productivo una hora antes del cierre de su jornada laboral, utilice este tiempo para realizar sus tareas importantes. Comprender cómo trabaja puede ayudarlo a ser más eficiente y aumentar su productividad.

5.

Escriba cualquier cosa que no haya logrado durante su día y hágala una prioridad para la lista de tareas del día siguiente. Si bien a todos nos encantaría terminar nuestras listas de tareas pendientes al final del día, no siempre es posible. La priorización de las tareas pendientes del día anterior evitará que se olviden a medida que el nuevo día trae nuevos desafíos.