Cómo despedir educadamente a un consultor

Un consultor es alguien que proporciona servicios para su empresa pero no es un empleado real. Algunos consultores trabajan por períodos de tiempo específicos, mientras que otros permanecen a bordo por tiempo indefinido. Puede sentir que ha llegado el momento de liberar al consultor, pero el temor de arruinar la relación con alguien que tiene muchos secretos de la empresa o que podría ayudar fácilmente a un competidor. La separación de vínculos amistosamente ayuda a preservar la relación en caso de que necesite sus servicios nuevamente en el futuro o simplemente desee evitar una reacción violenta.

1.

Prepare sus notas antes de reunirse con el consultor. Conozca las razones por las que lo está despidiendo. Un consultor sabe de manera innata que no es un empleado permanente y que es prescindible por diversos motivos, incluso si le da la impresión de que es indispensable.

2.

Programar una reunión con el consultor. El despido de alguien por teléfono o con una carta es impersonal y sugiere que se está escondiendo de la persona. Si es posible, tenga una reunión cara a cara a principios de la semana laboral para darle tiempo al consultor para hacer llamadas y reemplazar el trabajo.

3.

Explique brevemente las razones por las que deja ir al consultor. Sé directo. No es necesario proporcionar detalles específicos o incidentes. Si la despide debido a un desempeño deficiente, declare que no puede justificar los costos por la falta de resultados, pero no sea grosero ni lo acuse.

4.

Agradezca al consultor por su tiempo y esfuerzo. Proporcionar al consultor comentarios positivos sobre las áreas que ayudarán a mejorar su desempeño para otros clientes. No importa la razón del despido, encontrar algo positivo es importante cuando dejas ir a alguien.

5.

Deje abierta la oportunidad para futuros trabajos, si es posible. El consultor puede haber hecho un trabajo excepcional y simplemente ya no es necesario. Estar preparado para referir al consultor a otros contactos o abrir la puerta para futuros proyectos siempre es una buena manera de cerrar una puerta de una manera muy positiva.

Consejos

  • Dé su opinión honesta si así lo solicita el asesor. Un buen consultor desea mejorar y puede solicitar una evaluación de desempeño. Se necesitan respuestas sinceras si alguien realmente tiene la intención de aprender y mejorar.
  • Cuando sea posible, trate de notificar que las cosas cambiarán semanas antes de que ocurra el disparo real. Esto le permite al consultor prepararse para que su posición esté en riesgo.