Fuerza laboral multicultural, trabajo en equipo y comunicación

Si bien la fuerza laboral multicultural de los Estados Unidos proporciona una amplia gama de experiencias e ideas, también puede crear desafíos de comunicación que deben entenderse antes de que puedan abordarse. Comprender las diferencias entre las culturas en esas áreas aumentará el valor de su equipo.

Preferencias culturales básicas

Las diferencias en los tipos de personalidad cultural y los estilos de comunicación pueden causar estragos en el lugar de trabajo si no se abordan. Por ejemplo, mientras que los estilos de comunicación estadounidenses y del norte de Europa son a menudo muy directos, orientados en la línea de tiempo y centrados en los resultados, las culturas latinas y otras minorías a menudo prefieren una relación basada en el trabajo en equipo y en equipo, según la asesora profesional Graciela Kenig en el sitio web Latpro. La forma en que los miembros del equipo comparten información y ve el tiempo varía enormemente entre las culturas. Kenig afirma que las culturas latinas y otras minorías a menudo son excelentes miembros del equipo porque sus antecedentes los alientan a ver que el bien mayor es más importante que el logro individual.

El enfoque

Muchas culturas minoritarias ponen tanto énfasis en la importancia de la relación profesional que los problemas relacionados con la puntualidad se asignan automáticamente a una menor importancia. Por ejemplo, un empleado puede ser reacio a terminar una conversación productiva simplemente para llegar a tiempo a la próxima reunión o tarea. Kenig recomienda permitir que los miembros del equipo interactúen antes de que comience el proyecto para que puedan entender y aprender a relacionarse con los estilos de trabajo de otros. El elemento clave para estos miembros del equipo es la confianza.

Compartiendo información

Algunos empleados de minorías pueden sentirse incómodos al declarar problemas o problemas directamente. En su lugar, el empleado puede optar por indicar indirectamente el problema para salvar la relación. Esto se puede exacerbar si los miembros del equipo minoritario se emparejan con otros que crecieron en culturas que valoran la franqueza, como la cultura blanca en los Estados Unidos. En los EE. UU., Los gerentes esperan que los problemas se notifiquen directamente, una división cultural que causará problemas si no se los entiende con suficiente antelación.

Tiempo, Tiempo, Tiempo

Según Kenig, las culturas occidentales tienden a ver el tiempo de manera lineal y secuencial. Como resultado, estos empleados confían en el reloj para mantenerlos en la tarea y productivos. Sin embargo, otras culturas basadas en relaciones no se preocupan tanto por la puntualidad, y no dejan que el reloj interfiera con una relación importante. Si bien los estadounidenses y otras culturas occidentales pueden considerar la tardanza como algo grosero, algunos empleados consideran que alejarse de una reunión o conversación importante como algo grosero y pueden suponer que los asistentes a la próxima reunión lo entenderían. Como resultado, unir la brecha al comprender las diferencias en los estilos de negocios contribuirá en gran medida a mejorar la efectividad del equipo multicultural.