Estrategias de posicionamiento y diferenciación de marketing.

El marketing consiste en posicionar su producto en el mercado y poder diferenciarlo de lo que ofrece la competencia. El consumidor debe percibir que su producto tiene valor y vale el precio. Para lograr estos objetivos, los comercializadores tienen varias estrategias que pueden implementar.

¿Cuáles son los datos demográficos del mercado objetivo?

¿Quién es el cliente? ¿Qué género y grupo de edad? ¿Cuál es el nivel de ingresos y el nivel educativo? Estas preguntas deben responderse para desarrollar un plan de marketing y publicidad que sea atractivo para el mercado objetivo.

Por ejemplo, mire un perfil de personas que compran automóviles híbridos. Por lo general, tienen ingresos más altos, son mayores que el comprador promedio de automóviles, practican yoga, hacen caminatas, toman café descafeinado y comen más alimentos orgánicos y yogurt que otros mercados. Por lo tanto, no intentaría vender perros de maíz y un SUV que consuma mucha gasolina a este grupo demográfico.

¿Es el precio de mercado sensible?

El precio siempre es una consideración para el consumidor, pero ¿qué tan sensible es, realmente? Un producto puede ser de bajo precio, pero el cliente todavía tiene que creer que está recibiendo un buen valor por su dinero.

Muchos compradores de automóviles son altamente sensibles a los precios. Los fabricantes intentan acomodar el precio del comprador al ofrecer autos con motores más pequeños y tapicería de tela en lugar de cuero.

Los conductores de automóviles son cazadores agresivos del precio más bajo para la gasolina. Conducirán varias millas solo para ahorrar unos centavos por galón.

¿Los compradores pagarán precios más altos?

Los consumidores creen que si un producto es caro, debe ser de alta calidad y, por lo tanto, vale el precio indicado. En esta situación, los profesionales de marketing centran su publicidad en las características superiores del producto y en cómo su rendimiento supera al de la competencia.

Los restaurantes Five Guys venden hamburguesas, perros calientes, papas fritas y batidos. Eso es. Nada nuevo aquí, excepto que cobran precios más altos que McDonald's y Burger King. Five Guys ha podido posicionar su comida como si estuviera hecha de productos de la más alta calidad, y ese Five Guys vale el precio que cobra. Los consumidores creen en esta estrategia y compran en línea.

¿La distribución es limitada?

¿Se vende el producto en todos los Walmart y Target en el país? O, ¿solo se puede encontrar en algunas tiendas seleccionadas?

Tomemos el equipo de golf, como ejemplo. Los fabricantes hacen conjuntos de clubes especialmente para las grandes tiendas, pero también tienen otros modelos de clubes que solo están disponibles en tiendas profesionales en los campos de golf. Un conjunto de clubes vendidos y equipados por el profesional de golf cuesta más que un conjunto vendido en Walmart. ¿Los palos de golf que tienen el profesional de golf valen más? El golfista cree que sí, lo están, y está dispuesto a pagar más por este conjunto exclusivo de clubes.

¿Qué pasa con la competencia de cabeza a cabeza?

Cuando dos productos son similares en características, calidad y precio, un fabricante necesita encontrar una manera de diferenciar su producto de los otros. La estrategia debe centrarse en algo que cree una ventaja en la mente del consumidor.

Un programa de marketing y publicidad podría resaltar los tiempos de entrega más rápidos de un producto, un mejor servicio al cliente o una selección más amplia de colores y tamaños.

Las estrategias de posicionamiento y diferenciación efectivas comienzan con un análisis y comprensión de los deseos del comprador y la fuerza de la competencia. Las campañas de marketing deben tener un propósito y un enfoque, como un enfoque en el precio o la calidad, y deben diseñarse para alcanzar el objetivo demográfico.