Consecuencias positivas de las emociones en el lugar de trabajo

En un entorno de pequeñas empresas, cada empleado tiene la capacidad de contribuir positiva o negativamente a la cultura del lugar de trabajo no solo a través de sus acciones, sino también de sus emociones y creencias. Comprender las emociones y el impacto que tienen en los empleados, compañeros de trabajo y la empresa en general representa solo una de las muchas tareas que los gerentes y propietarios deben abordar para garantizar el éxito.

Consideraciones

Cuando se habla de emociones, es importante comprender el rango de sentimientos y decisiones en el trabajo para la mayoría de las personas. Si bien algunas emociones son inherentemente negativas, como la ira y la impaciencia, se puede considerar que otras tienen el potencial de ser negativas o positivas. Por ejemplo, un trabajador ansioso puede usar la ansiedad para su beneficio o dejar que lo paralice. El resultado depende de la persona y cómo reacciona a la emoción. Los gerentes que están en contacto con las emociones de sus empleados entenderán cómo reacciona cada uno ante el estrés y los desafíos, y utilizarán este conocimiento para inspirar resultados positivos.

Productividad

Algunas emociones inspiran una mayor productividad naturalmente. Estos incluyen la felicidad, el entusiasmo y la confianza. Piense en cuánta energía se usa para mantener una perspectiva negativa o para mantener una emoción negativa como la ira. Los trabajadores con una actitud positiva que abrazan emociones positivas pueden procesar la información de manera más eficaz y trabajar de manera más eficiente. Como resultado, la productividad mejora y los beneficios empresariales.

Influencia

Más allá de aumentar la productividad, las emociones pueden tener una influencia positiva en los demás y en la organización. Su lenguaje corporal, expresiones y acciones tienen un impacto en la forma en que otros lo ven. Es crítico para los líderes abrazar este punto. Los gerentes y supervisores que representan una actitud positiva, actúan de manera amistosa y fomentan un ambiente de colaboración, es probable que transmitan esos rasgos a los subordinados y colegas.

Otras consecuencias

No todas las emociones negativas están vinculadas a resultados negativos. Aquellos que aprenden a controlar emociones negativas como la ira o la hostilidad pueden comenzar a trabajar para obtener soluciones y resultados más positivos. Por ejemplo, la ira y el resentimiento que se derivan de la promoción de una promoción se pueden utilizar como motivación para la mejora personal.