Teorías de la Gestión de la Calidad Total

Las empresas utilizan sistemas de gestión de calidad para mejorar la eficiencia de sus procesos, lo que puede ayudar a aumentar la rentabilidad. Los sistemas de gestión de calidad total utilizan una variedad de herramientas y teorías para capacitar a los empleados, crear una atmósfera de equipo y centrarse en la voz del cliente para entregar productos de calidad a tiempo.

Mejora continua

Las organizaciones que utilizan un sistema TQM se involucran en mejoras incrementales continuamente para afectar la calidad de los procesos y productos del negocio. Un enfoque de mejora continua requiere que los empleados se esfuercen por cero defectos y eficiencia en todos los procesos. Las actividades de mejora continua buscan áreas que requieren mejoras de manera proactiva.

Enfoque en el cliente

Los clientes externos e internos son el foco de los sistemas TQM. Los clientes externos son empresas o individuos que realizan pedidos de productos de una organización. Los clientes internos de una organización son compañeros de trabajo o departamentos que aceptan el trabajo a medida que se mueve a través de la empresa. Por ejemplo, en una línea de producción, un cliente interno es el compañero de trabajo en la siguiente etapa del proceso de fabricación. En un negocio que practica la Gestión de calidad total, cada empleado debe identificar a sus clientes y determinar la mejor manera de satisfacer sus necesidades de calidad. Los empleados deben identificar a sus proveedores y comunicar sus necesidades de calidad al proveedor.

Participación del equipo

Los sistemas TQM dependen de las personas que trabajan en una organización para mejorar la calidad y los procesos. Cada individuo, desde los gerentes de nivel superior hasta el empleado de nivel más bajo, está involucrado en el proceso de mejora continua en las organizaciones que utilizan este sistema. Las empresas brindan capacitación en herramientas, conceptos y técnicas del sistema de gestión de calidad a todos los empleados. Las compañías de TQM crean una atmósfera de trabajo en equipo y capacitan a los trabajadores para tomar la iniciativa para mejorar los procesos y la calidad. Estos sistemas no pueden funcionar sin la participación y el estímulo de la alta dirección.

Data Driven

Las organizaciones de TQM utilizan datos medibles para tomar decisiones para los esfuerzos de mejora de la compañía. Las herramientas como el control estadístico de procesos, el mapeo de procesos y las gráficas de barras ayudan a los empleados y la gerencia a identificar problemas de calidad y proporcionan un método para medir el éxito de una iniciativa de calidad. Los diagramas de flujo ayudan a los equipos de mejora de la calidad a comprender un proceso e identificar puntos débiles, como la duplicación de pasos en el flujo de trabajo. Las empresas utilizan los datos para rastrear defectos de calidad y encontrar áreas que necesitan mejoras.